domingo, 14 de marzo de 2010

ESTRATEGIA EN AJEDREZ: EL ATAQUE DE MINORIAS

La Variante del Cambio del Gambito de Dama es una de las posiciones típicas más interesantes que existen para el estudio. Cualquier jugador que aspire a dominar la estrategia del juego obligatoriamente debe pasar unas cuantas horas en este tipo de posiciones. Tanto la causa del negro (Yusupov, Beliavsky, Andersson) como la del blanco (Kaspárov, Kárpov, Portisch) tienen grandes nombres a su haber, por lo que definitivamente vale el estudio.

Byrne, Robert - Eliskases, Erich [D36]

Helsinki (1), 1952

[Granados]

Esta partida fue comentada por el GM Nigel Davies en su instructiva columna Middlegame motifs en el chesscafe.com. Este autor pretende complementar humildemente un par de momentos importantes que no fueron mencionados por el GM inglés. 1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¤f6 4.cxd5 exd5 5.¥g5 ¥e7 6.e3 c6 7.£c2 ¤bd7 8.¥d3 ¤h5

Esta es una de las líneas más populares en la Variante del Cambio del Gambito de Dama, que se asocia con el plan de cambiar el alfil de cuadros blancos mediante la maniobra g6-Cg7-Af5. El máximo exponente de la causa negra es el "artista de los finales", el GM Ulf Andersson. 9.¥xe7 £xe7 10.¤ge2 [Uno de los clásicos de la variante comenzó con 10.0–0–0 g6 11.¢b1 ¤b6 12.h3 ¤g7 13.g4!? evitando Af5 13...¥d7 14.¤f3 0–0–0 15.¤e5 ¢b8 16.¦c1 ¥c8 17.¤a4 f6 18.¤f3 ¤xa4 19.£xa4 ¤e6ƒ y las blancas tienen la iniciativa.Salov,V (2575)-Andersson,U (2600)/Szirak 1987/1–0 (27) ] 10...¤b6 [En otro de los clásicos blancos de la variante, el "Monstruo de los mil ojos" jugó 10...g6 11.0–0–0 ¤b6 12.¤g3 ¤g7 13.¢b1 ¥d7 14.¦c1 0–0–0 15.¤a4 ¤xa4 16.£xa4 ¢b8 17.¦c3 b6 18.¥a6 ¤e6 19.¦hc1 ¦he8 20.£b3 £d6 21.¤f1 ¢a8 22.¤d2 ¤c7 23.¥f1! ¤e6 24.g3² El blanco está ligeramente mejor. Kasparov,G (2760)-Andersson,U (2625)/Reykjavik 1988/1–0 (44)] 11.0–0 [No se ve convincente el intento de agresión 11.¥xh7 g6 (11...£g5!?) 12.¥xg6 fxg6 13.£xg6+ £f7 14.£xf7+ ¢xf7 El blanco tiene 3 peones por la pieza pero el negro tiene sus piezas bien colocadas. 15.h3 ¥d7 16.g4 ¤f6 17.0–0–0 ¦h4! los peones están bloqueados. El negro está mejor.] 11...g6 12.¤a4 ¤xa4 [Se ha jugado 12...0–0 13.¤xb6?! (13.£c5; 13.¤c5) 13...axb6 14.£b3 £d8 15.¤c3 ¤g7 16.¦fe1 ¥f5 17.¥f1 ¤e8 18.f3 ¤f6 19.¤a4 ¤d7 20.¤c3 ¤f6 21.¤a4 ¤d7 22.¤c3 ½–½ Sokolov,I (2637)-Georgiev,K (2677)/Sarajevo 2000/CBM 077] 13.£xa4 0–0 14.b4 a6 15.£b3 [7 años después Herr Donner jugó 15.¦fe1 ¤g7 16.£b3 ¥f5 17.¥xf5 ¤xf5 18.a4 ¤d6 19.¤c3 y no alcanzó a hacer b5 en condiciones ventajosas. ½–½ Donner,J-Eliskases,E/Beverwijk 1959] 15...¥e6?! El plan negro es muy lento y el blanco logra realizar el principal tema de la cadena de peones, el avance b5. [Lo mejor era la presión inmediata en el flanco de rey. 15...£g5 16.a4 ¥h3 17.¤g3 ¤xg3 18.hxg3 ¥e6 y sin los caballos la defensa negra es menos difícil.(18...¥f5) ] 16.a4 ¦fc8 17.£b2 ¤g7 18.b5 En comparación con la posición de la partida Donner- Eliskases, las blancas están claramente mejor. 18...axb5 19.axb5 ¥f5 20.¤f4 ¥xd3 21.¤xd3 ¤f5 22.¦xa8 ¦xa8 23.bxc6 bxc6 24.¦c1 ¤h4 25.£e2 ¦a3 26.g3 £e4 27.¤e1 ¤f5 28.£c2!


Momento crítico de la partida. En sus comentarios para el chesscafe Davies apunta este momento como el triunfo de la estrategia blanca y considera el cambio de damas como algo inevitable. 28...£xc2 [Los motores de análisis sugieren jugadas del tipo 28...¦a6 ; ó 28...¤e7 con "casi" igualdad. La práctica humana de estas posiciones ha demostrado que la posición negra sigue siendo de cuidado aunque con las damas tal vez haya mejores chances; más interesante es la posibilidad encontrada por este humilde autor una tarde en la oficina 28...£e7!? si ahora 29.£xc6 las negras tienen la provocadora 29...¤xe3!


Si las blancas toman 30.fxe3? sigue £xe3+ 31.¢h1 (tampoco ayuda 31.¢f1 £e4 32.£f6 £h1+ 33.¢e2 (33.¢f2 ¦a2+) 33...£e4+ y tablas.) 31...£e4+ 32.¤g2 (obviamente si 32.¢g1 £e3+) 32...¦a2 33.£c8+ (33.¦g1 ¦xg2 34.¦xg2 £e1+ y tablas por perpetuo) 33...¢g7 34.£h3 £f3!

la pieza de más no tiene mucho valor. Las blancas no tienen forma de mejorar su posición. Lamentablemente las blancas no están obligadas a tomar el caballo 30.£c5! y las negras pierden material de forma inevitable] 29.¦xc2 ¤e7 30.¢f1

30...f6 Mala técnica. En este tipo de finales es muy importante no dejar al blanco crear una segunda debilidad, la cual por lo general es el peón h negro. En esta y en las siguientes jugadas las negras podían jugar 30...h5! evitando la fijación de su flanco de rey, manteniendo una buena posición defensiva 31.¢e2 ¢f7 32.¤d3 ¢e6 33.¦b2 ¦a7 34.g4! Después de esta jugada la posición negra es crítica 34...g5 35.¦b8 ¢f7 36.¦h8 ¢g7 37.¦d8 ¦c7 38.¤c5 ¢f7 39.¢f3 ¤g6 40.¢g3 ¦a7 41.¦d6

El negro decide defenderse pasivamente. 41...¦c7 [La otra posibilidad era la defensa activa-desesperada 41...¦a1 42.¦xc6 ¦g1+ aunque el blanco debe estar ganando, aun debe demostrar cierta precisión, (no sirve 42...¤h4 43.¦c7+ ¢e8 44.¢h3 ¦g1 45.¦xh7 f5 y aunque arece que las negras logran contrajuego, la dura realidad es que no 46.¦xh4 (pero no 46.gxf5 ¤xf5 47.f3 ¤xe3 y el juego blanco se complica) 46...gxh4 47.gxf5) por ejemplo 43.¢f3 ¤h4+ 44.¢e2 ¦xg4 45.¦c7+ ¢g6 46.¤d7 ¦g2 47.¤f8+ ¢h5 48.¦xh7+ ¢g4 49.¦f7 f5 y el negro respira con dificultad.] 42.¤a6 ¦c8 43.¦d7+ ¤e7 44.¤c5 ¦a8 45.¦d6 ¦a1 Ahora la defensa activa ya no llega. 46.¤d7 f5 47.¤e5+ ¢g7 48.h3 fxg4 49.hxg4 ¦c1 50.¦e6 ¤g6 51.¦xc6 Finalmente el peón c6 cae y con él las esperanzas negras. El resto es fácil. 51...¦xc6 52.¤xc6 ¢f6 53.f3 ¢e6 54.¤b4 ¢d6 55.¢f2 ¤f8 56.e4 dxe4 57.fxe4 ¤e6 58.e5+ ¢d7 59.¢e3 ¤f4 60.¤d3 ¤d5+ 61.¢e4 ¢c6 62.¤f2 ¤f4 63.¤d1 h5 64.gxh5 ¤xh5 65.¤e3 ¤f4 66.¤g4 ¤e2 67.¤f6 ¤g3+ 68.¢f3 ¤f5 69.d5+ ¢c5 70.¢g4 ¤h6+ 71.¢xg5 ¤f7+ 72.¢f4 ¢d4 73.e6 ¤d6 74.e7 1–0. Excelente trabajo posicional de las Blancas.

Publicar un comentario